EN AQUEL TIEMPO

josé ángel ordiz

Según mi padre:

En aquel tiempoAl llegar a la orilla del río, el soldado de la cabeza vendada, que abría la marcha del cuarteto y no llevaba fusil, se detuvo de repente y obligó a los otros a pararse también. Antón, unos pasos por detrás de ellos, se detuvo igualmente. Blasfemó de pronto el soldado herido, la vista fija en el teleférico por el que bajaban las vagonetas cargadas de carbón desde la mina Santa Bárbara hasta la tolva para subir después, por el cable paralelo, hasta la explotación hullera, algunas vacías y otras con madera. De alguna parte sacó algo el soldado, algo que observó apenas un instante y sopesó a continuación, algo que finalmente arrojó hacia las instalaciones de Duro Felguera.

—¡Para que os acordéis de nosotros, hijos de puta! —gritó.

La bomba de mano —eso era, sí— se elevó por encima del río, atravesó la vía férrea del tren…

Ver la entrada original 623 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s