Madrugadas de neón

Ángel M. Alcalá

Este poema
debe ser leído conforme a unas instrucciones
debe seguir un manual que dicta el corazón
este poema
. . . . más que cualquier otro
una entonación certera
un tempo constante
. . . . . aterciopelado
y un sentimiento de madrugadas de neón que no se acaban
cuando bebes bourbon pensando en tu chica
y en que en la otra parte del mundo
. . . . . donde esté
. . . . . . . . . . ella está pensando en ti

debes soñar que se lo dices a ella
. . . . . y no a otra
y el poema dice entre susurros
esta cama que tengo esta noche
es tuya sin que nunca la hayas visto ni imaginado
este paisaje que veo es tu territorio
hoy todos se mueven
. . . . . -y yo lo sé-
porque tú les…

Ver la entrada original 130 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s